Tengo miedo padre, tengo miedo madre, tengo miedo.

Tú me preguntas: Por qué tienes miedo?
Me dices: Qué no ves que no hay monstruos? No ves que no hay ladrones?
Y tú me lo dices, y yo te entiendo, y continuo teniendo miedo.
Sabes, me asusta la cara de aquel señor, ir a la habitación a buscar las zapatillas, ir a dormir, oíros discutir, quedarme solo, y tantas cosas más.
Y después dices que soy tímido, reservado, cerrado, miedoso, inseguro,..
I sabes qué me pasa? Que tu y yo tenemos más LAZOS de los que crees. Tu y yo NOS REFLEJAMOS y nos parecemos más de lo que ahora te imaginas.
Mira, yo tengo miedo de una cara, y tú, padre, madre, de qué tienes miedo? Qué cara no quieres ver y también la evitas? Qué cara de rabia, de intolerancia, de desesperación, de contundencia te hace tambalear?
Yo tengo miedo de ir a la habitación de al lado, y tú, en qué zona de confort te mantienes y a qué zona diferente no te atreves a ir?
Te quedas en el mismo registro de pensamientos y sentimientos, anclado en aquella emoción, en aquella concepción del otro. Te enfadas una y otra vez cuando él/la hace lo que hace, te cierras y haces un gran silencio cuando oyes aquello que te duele y que no compartes. Continuas viviendo las mismas rutinas, los mismos recursos en el trabajo, las mismas posiciones en tu intimidad. Podrías hacer algo diferente? Podrías ir a otras habitaciones? A otras formas de concebirte a ti, a los otros, tu profesión, tus relaciones?
Si no tuvieras miedo, qué harías, dónde irías, qué expresarías, cómo te vestirías, con quién hablarías?
Yo tengo miedo de ir a dormir, es mi oscuridad. Y tu oscuridad, cómo la vives?
Quieres ir a ver tu sombra? Yo también te podría decir que los fantasmas no te harán daño y que los puedes mirar a la cara. Puedes mirar tu inseguridad? Puedes darte cuenta del esfuerzo que haces a momentos para que los otros vean que eres una persona fuerte y segura? Te atreves a verlo, a reconocer tus instantes de debilidad, de confusión, de sentirte perdido, desmotivado e incluso impotente para cambiar aquello que querrías?
Siento miedo cuando os oigo discutir, y tú, y a ti, no te da miedo cuando ves tambalear tus cimientos? Para mí sois vosotros, para ti hay más. El sueldo de cada mes, la estabilidad y la autorrealización profesional, la relación de pareja, el vínculo con los padres, la seguridad que te da tener herramientas para vivir conmigo. Cuántos pilares tienes! Y concebir que se puedan agrietar, romper, te asusta?
Y adulto de mi corazón, a mí también me da miedo quedarme solo. Y a ti? Te da miedo dejar de recibir el reconocimiento de aquellos que te valoran? Te da miedo sentir que no eres una persona deseable, querible por aquellos que te rodean? Cuántas cosas eres capaz de hacer para que te quieran? Para que te tengan en cuenta? Cuántas cosas por no verte desnudo de calidez?
I qué podemos hacer?
VERLO! MIRARLO!
DESENCANTA ESTOS ESPEJISMOS A TRAVÉS DE TU CONCIENCIA!!!
BUSCA Y BUSCATE!
ENCUENTRA Y ENCUENTRATE!
Hazte fuerte desde dentro y encontrarás lo que yo también estoy destinado a encontrar:
Un CORAJE renovado,
una CONFIANZA anclada,
una COMPRENSIÓN ampliada a través de haber estado sensible a tu interioridad,
una FORTALEZA sólida, por haber traspasado miedos que tú también llevas en la espalda, el estómago, las piernas, la cabeza, el pecho,…
un PROPÓSITO de VIDA clarificado, por qué liberándote has encontrado nuevos Sentidos a aquello que vives.
Y si la relación contigo mismo es más profunda, conmigo también lo será. Y si en los descubrimientos te tratas con empatía y paciencia, conmigo también lo harás. Y si persistes en la intención de conocerte verdaderamente, conmigo también lo crearás.
Así pues padres, creced en firme seguridad interior y yo tendré el camino más libre para traspasar mis pequeños y grandes miedos.

Mimulus_guttatus_ziedas