“Yo declaro que:

Me sabe mal llamar la atención continuamente. Es como si constantemente necesitase ser visto.
Molesto a mis amigos,
molesto en clase,
me tiro al suelo,
me doy golpes contra la pared,
chillo en la tienda, en medio de la calle, en el parque,
pido y exijo que quiero que me compres, me des, me hagas, ahora mismo,
tiro la comida al suelo,
tiro objetos y muebles al suelo,
te pego,
te insulto.
Es la manera que encuentro de hacerme visible. Y no sé la forma de hacerlo diferente. Me siento tan poca cosa, tan inseguro, tan vulnerable, tan confundido y perdido,… Necesito algo que me llene el vacío que siento.
Sabes, y me da tanta pena mi:
intransigencia,
las discusiones,
las quejas y insatisfacciones,
los enfrentamientos,
las luchas de poder,
los celos,
el egoísmo, dices que solo pienso en mí,
la comparación entre los hermanos, los compañeros,
la ofensa, me siento ofendido y dolido por casi todo,
y la demanda constante de atención.
Y yo reacciono a mí malestar interno, y tú reaccionas a mí malestar.
Es como si sintiera que solo estaré bien si:
soy el predilecto,
soy el mejor,
el que recibe más atención,
el más querido.
Y todos estos más, son porqué no sé si tengo el Amor asegurado, y me hace falta serenidad, y no encuentro la manera de estar a gusto conmigo mismo.
Y con todo esto, y con todo este descontrol emocional que me invade, aunque tú:
me chilles,
me juzgues,
me pegues,
me amenaces,
finjas no verme,
me expliques,
me supliques,
me des lo que te pido,
hagas lo que hagas,
en aquellos momentos me ves y ocupo un espacio en ti. En aquellos momentos soy importante para ti, para alguien!
Adulto de mí corazón, hemos vivido malestares y he percibido tu confusión y vulnerabilidad, tú me has dicho sí, y pensabas que querías decir un no, y te he visto débil, y no has podido mantener tu coherencia por miedo a mí reacción.
Y yo continuaré así, mientras tu tengas miedo, porqué lo que realmente necesito de ti, sabes qué es?
Firmeza y propósito,
claridad y seguridad,
confianza en tú criterio y empatía por mí proceso.
CONFIA EN TI, Y YO APRENDERÉ A CONFIAR EN MÍ.
GUÍAME Y ACOMPÁÑAME Y YO APRENDERÉ A RESPECTARTE.
ASUME TU RESPONSABILIDAD DE ADULTO Y YO APRENDERÉ A RELAJARME.
Estoy preparado, tú lo estás?
Quieres que me transforme? Estás dispuesto a transformarte conmigo?
Gracias por disponer de tiempo para escucharme. GRACIAS POR ESTAR AQUÍ.
Y continuamos, YO SÉ QUE LO PODEMOS CONSEGUIR.”

chicory-1014x487