Discusion

QUÉ ME ESTÁ DICIENDO?

QUÉ ME ESTÁ DICIENDO?

Qué me quiere decir realmente? Por qué me dice esto? Por qué me ha hablado de esta manera? Por qué no podría ser diferente?

Estas preguntas surgen con la pareja, los hijos y con aquellas personas que nos expresan alguna cosa que no entendemos. No comprendemos el sentido de aquello que está pasando y nos preguntamos:

Por qué me dices que no? Por qué no quieres venir? Por qué no quieres que lo haga, o que lo diga?

Tiene un motivo este mensaje contradictorio? Por qué no sé acoger este no?

En el cuento de la Bella Durmiente nos lo encontramos. Hay una  13ª hada que no es invitada al bautizo de la niña, de la misma manera que nosotros no invitamos:
– tener que esperar,
– la frustración,
– la incertidumbre,
– la exigencia,…

Y aquello que molesta se convierte en una madrastra, como en la Blancanieves; en un lobo, como en la Caperucita Roja. Figuras feas y agresivas, como lo es aquel que me dice aquello que no quiero oír, como lo es aquel que me habla en un tono desagradable y ofensivo.

Y, después preguntamos:

Hay alguna varita mágica que desencante a estos personajes? Hay una pastilla, una palabra, un hecho que haga desaparecer a todas las brujas y a todos los lobos de mí vida?
Hace falta pasar por discusiones, crispaciones, gritos, ofensas y malestares? Realmente hace falta?

Hace falta que el lobo engañe, mienta y manipule? Qué la madrastra tenga el deseo de maltratar y matar? Qué  Blancanieves permanezca dormida 100 años?

Hace falta que nosotros tengamos inseguridad? Hace falta que escondamos verdades y callemos percepciones cuando nos sentimos en peligro?

Hace falta que vivamos dormidos pero reaccionando a tantas cosas que nos pasan?

Hacen falta los procesos que se hacen largos, eternos y sin cambios de inercias que nos desgastan?

Hay un camino más fácil?

Muchas veces oímos: “Lo haré si me garantizas que será fácil, rápido y efectivo. Lo probaré si me garantizas que haciéndolo, todo se arreglará. Que se irá  el malestar, la rabia, el desencanto, la desilusión, la tristeza y  que se acabarán las malas caras entre nosotros.

 Y con todo esto, las narraciones nos presentan personajes y situaciones que nos muestran aquello necesario para un desenlace feliz. Si ellos salen victoriosos de sus retos, nosotros también? Seremos capaces de traspasar los desafíos que aprietan,  nos desfallecen y cansan?

Cada narración nos muestra caminos para ayudarnos a comprender lo que vivimos y a encontrarle sentido. Nos ofrecen herramientas para resolver las incógnitas internas e inconscientes.

Y qué podemos necesitar?

Un cazador, fuerte y presente, que hace lo que tiene que hacer, poner al lobo en su lugar, igual que con la queja y el autoengaño.

Una sacudida, como la que necesita la Blancanieves para sacar la manzana trabada en la garganta. Igual que aquel empujón que nos hace avanzar y nos libera de aquello que nos bloquea y paraliza.

En otros momentos, se necesita la fuerza de la aceptación y el coraje para continuar trabajando, aunque no siempre se reciba el reconocimiento y la recompensa que uno desea.

Puedes esperar 100, 10, 1 año para vivir el cambio que deseas?

Puedes continuar invirtiendo en ti mismo y en los otros, aunque los frutos los veas 100, 10 o 1 día después?

 Y con todo esto:

Qué me está diciendo la vida? Qué me está diciendo el otro y esta experiencia?

PARA, RESPIRA, COMPRENDE Y ÚNETE A UNA REALIDAD MÁS AMPLIA DE TI MISMO. ÁBRETE Y DESCUBRE SABIDURÍAS QUE FORMAN PARTE DE TI Y EL MUNDO.
LAS NARRACIONES SON UN MAPA Y ESTÁN A TÚ DISPOSICIÓN.
EL OBJETIVO, AYUDARTE.
EL OBJETIVO, TÚ MISMO Y LA CONQUISTA DE TÚ CONCIENCIA.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *